Seguros de Vida

Consejos para contratar seguros de vida

Darse de Alta – Fundación Defensa del Asegurado

Consejos para contratar seguros de vida

El seguro es un medio para la cobertura de los riesgos al transferirlos a una aseguradora que se va a encargar de garantizar o indemnizar todo o parte del perjuicio producido por la aparición de determinadas situaciones accidentales.

Accidentes hay todos los días y a todas horas, ¿has pensado que pasaría si algo te llegara a ocurrir?

Hoy en día, aseguramos todo lo que consideramos importante: el coche, la moto, la casa, nuestros bienes… pero olvidamos lo más importante: a nosotros mismos.

¿Qué coberturas “poco habituales” tenemos que asegurar con los seguros de vida?

En caso de fallecimiento del asegurado o incapacidad por accidente de circulación, un seguro de vida ofrece a los beneficiarios una cantidad económica para:

  • Saldar una deuda o hipoteca con el banco
  • Sustituir una remuneración económica
  • Garantizar la continuidad de los estudios de los hijos
  • Pagar imprevistos o deudas de tarjetas de crédito
  • Gastos asociados al fallecimiento o invalidez.

¿Qué es un seguro de vida?

Un seguro de vida es una garantía económica, que cubre tus necesidades en la difícil situación en la que ocurre la desgracia. En caso de fallecimiento, otorga a los familiares de una suma de dinero con la que se pueden hacer frente a las situaciones y/o obligaciones suscritas en vida por el asegurado.

Los seguros de vida se hacen efectivos mediante el pago de las primas, según lo acordado con la compañía, que serán utilizadas por el seguro en caso de requerir sus servicios. Estas pólizas también son contratadas como forma de ahorro futuro, como la jubilación.

¿Por qué contratar un Seguro de vida?

Algunas razones por las que contratar un Seguro de Vida:

– Contratando un seguro de vida lograrás tranquilidad para ti y tu familia: Proteger el impacto económico que se produce con la muerte o invalidez del tomador sobre quienes dependen de él económicamente, las facturas, las letras y las necesidades domésticas quedan expuestas en esta situación.

cubrir tu hipoteca: Si tú faltas y la hipoteca está por pagar, los tuyos tendrán más problemas económicos añadidos en una situación como la anterior.

asegurar los estudios de los hijos: Los seguros de vida pagarán no solo las facturas durante un tiempo después de la muerte del tomador, sino que también pueden asegurar en parte el futuro de tus hijos, permitiendo que dispongan de dinero suficiente para continuar con sus estudios.

cubrir enfermedades graves o invalidez: En caso de sufrir en propia persona de una grave enfermedad o invalidez, se debe asegurar que se es capaz de continuar su vida “normal”, si no puede trabajar, y además necesita a alguien que le cuide, cuánto mayor indemnización hayas contratado con tu seguro de vida, mejor serán las cosas y tu calidad de vida.

Hay muchas más razones, pero la seguridad y tranquilidad es la más importante.

Debemos tener la seguridad de que, ante cualquier imprevisto, como una enfermedad grave o una invalidez, el futuro de los nuestros y nuestro patrimonio estarán protegidos.

Para ello, simplemente, si alguna de las 3 siguientes preguntas es afirmativa, te interesa contratar un Seguro de Vida:

Has formado una familia?, te has comprado una casa?, alguien depende de ti?,

Si? entonces, asegura tu futuro, asegura tu vida.

Encuentra el seguro de vida que más se ajusta a tus necesidades

¿Qué coberturas contratar para un Seguro de Vida?

Las compañías suelen tener seguros de vida tradicionales, es decir, RENOVABLES TEMPORALMENTE y seguros de vida con REEMBOLSO DE PRIMAS.

Las coberturas suelen ser las mismas en un caso o en otro; la diferencia es que mientras en el temporal renovable, las primas van a fondo perdido, en el de reembolso de primas, recuperamos parte del dinero invertido, y en algunos casos, sobre todo si se empieza joven, podemos recuperar el 100% de lo pagado o incluso tener plusvalías. Obviamente la prima a pagar en este caso será bastante más COSTOSA que el seguro tradicional renovable;

Las coberturas “imprescindibles” son:

FALLECIMIENTO

INVALIDEZ ABSOLUTA Y PERMANENTE, para cualquier trabajo. El baremo es una invalidez del 100% de la Seguridad Social.

INVALIDEZ TOTAL Y PERMANENTE, para la profesión habitual. Debe resolverla la Seguridad Social.

ENFERMEDADES GRAVES. En caso de diagnóstico de una enfermedad grave (vienen tabuladas, por ejemplo, el cáncer) se paga la cobertura contratada

(generalmente la misma del fallecimiento) para realizar el tratamiento e intentar sobrevivir.

– Puedes contratar otras coberturas como doble capital por accidente o triple capital por accidente de circulación…

¿Qué seguro de vida es adecuado para mí?

Para saber cuál es el seguro de vida más adecuado, es muy importante tener en cuenta distintas circunstancias:

– número y edad de los hijos

– personas menores o mayores de edad a cargo

– necesidades de la familia

– dinero posiblemente necesario

– posibilidad de convertirlo en un fondo de inversión

– gastos futuros

– pago de la hipoteca

– Tiempo de validez, etc.

Es muy importante revisar periódicamente las necesidades del seguro, y ajustarlo a nuestras necesidades en cada momento. Lo normal es tenerlo todo en una sola póliza, es mucho más barato que tener varias.

Nuestro consejo es que si eres joven, ser soltero y sin deudas, un seguro de accidentes te puede bastar. Pero si tienes hijos, deudas, un patrimonio, etc entonces, indispensablemente tenemos que acudir al seguro de vida.

También hay otro tipo de seguro que cubre el riesgo de la supervivencia, es decir, que la entidad aseguradora le abonará el capital asegurado si el tomador de la póliza vive al término del periodo estipulado. A este tipo de seguros se les conoce como seguros de vida ahorro, destinados a cubrir un capital. El asegurado paga o aporta una cantidad que puede ser mensual, trimestral, semestral o anual para ir constituyendo un capital garantizado y con una rentabilidad garantizada al término del plazo descrito en la póliza.

Los seguros de vida también pueden distinguirse como temporal constante, por los cuales, en caso de fallecimiento o invalidez del asegurado, el beneficiario percibirá anualmente cierta cantidad de dinero o temporal decreciente, generalmente el que se asocia al suscribir una hipoteca. El capital asegurado va disminuyendo de forma proporcional a la cantidad adeudada al banco.

Cómo contratar un seguro de vida

  • Primero hay que informarse y comparar distintos seguros de diferentes entidades aseguradoras. Es muy importante el hecho de no quedarse con el primer seguro que se ve.
  • Prestaremos especial atención en: primas a pagar, la indemnización en caso de necesidad y los honorarios a pagar a la hora de la realización de la póliza.

Para asegurarnos la mejor elección de una póliza de seguro de vida, hay que tener en cuenta una serie de cuestiones:

  • Conocer la situación de la compañía de seguros con la que firma el contrato. Debe ser una entidad seria y reconocida, que pueda garantizar una situación económica con solvencia y estabilidad.
  • Es necesario saber que la entidad aseguradora se basará en un formulario con información personal y médica para decidir si se otorga o no la póliza demandada. Hay que estar atento, en todo momento, a las condiciones de nuestro seguro de vida, asegurándonos que cumple todos los requisitos y que incluye una descripción detallada de los riesgos cubiertos y de los excluidos.
  • Es importante que describa claramente las fechas de inicio y de fin del servicio contratado.
  • Pertenecer a Fundación Defensa del Asegurado: Con ello, tendremos la tranquilidad que ante cualquier eventualidad, personas cualificadas velarán por nosotros para obtener la máxima indemnización sobre la póliza que hemos contratado.

Darse de Alta – Fundación Defensa del Asegurado